Cómo limpiar una vitrocerámica

Cómo limpiar una vitrocerámica

Podríamos decir que en la vitrocerámica es la parte de la cocina donde vamos a concentrar la mayor actividad, y quizás la más importante, a la hora de trabajar en la cocina. Es por ello que se van a acumular manchas de grasa, restos de comida u otros residuos.

Para tener la vitrocerámica limpia como el primer día lo que debemos de hacer es limpiarla al final de cada uso (o al menos una vez al día) siguiendo unos sencillos pasos.

IMPORTANTE: Antes de nada, es muy importante esperar a que se enfríe la superficie de la vitrocerámica.

  1. En primer lugar, retiramos los restos de la superficie con un papel de cocina, con lo que quitaremos los residuos más grandes.
  2. Seguidamente aplicamos un limpiador de vitrocerámicas y dejamos actuar unos minutos para luego retirarlo con papel de cocina. Si hay restos persistentes utilizaremos una rasqueta (normalmente vienen junto a la vitrocerámica cuando la adquirimos). Muy importante, si utilizamos la rasqueta, de hacerlo con la superficie mojada para evitar que se arañe el cristal. Después de esto secamos con una bayeta o papel de cocina.
  3. Por último, podemos frotar con un limón para conseguir una superficie aún más brillante.

 

rasqueta-vitroceramica

Si sigues estos consejos seguro que tu vitrocerámica lucirá en la cocina como el primer día.

Método ecológico.

Podemos hacer una pasta de vinagre y bicarbonato (3 cucharadas de cada) y aplicarla sobre toda la superficie de la vitrocerámica. Podemos utilizar papel de cocina para extenderla. Dejamos actuar unos 20-30 segundos y retiramos la pasta con una bayeta y luego pasamos papel de cocina para eliminar completamente los restos que queden. Si hay restos persistentes podemos utilizar una rasqueta para retirar la pasta.

 

Comparte si te ha gustado

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn

Escribir un comentario