Las diferentes distribuciones de una cocina

Existen múltiples opciones para determinar cual va a ser la distribución ideal de nuestra cocina. La más determinante va a ser el espacio del que dispongamos pero no tenemos que olvidar la ubicación de puertas y ventanas y cómo queremos distribuir las zonas de la cocina: cocción, almacenaje y lavado.

El triángulo de trabajo

El triángulo de trabajo es el formado entre las 3 partes principales de la cocina, es decir, la placa, el fregadero y el frigorífico. La clave consiste en colocar estas tres partes formando un triángulo imaginario para que puedas trabajar de una forma desahogada.

Las diferentes distribuciones de una cocina

  • Cocina de una sola línea o recta: para espacios largos y estrechos. El mobiliario se distribuye en una sola pared, donde el espacio de trabajo se reduce a una línea recta.
  • Cocina en paralelo o recta doble: para espacios alargados y suficientemente anchos. Se dispone de dos zonas, una de almacenaje y otra de trabajo.
  • Cocina con isla: requiere de un espacio amplio para poder moverse con comodidad. Proporciona un gran espacio de almacenaje y mayor superficie de trabajo.
  • Cocina con península: es una variante de la cocina con isla, en la que la península nos proporciona más espacio de trabajo o puede utilizarse como barra.
  • Cocina de esquina o en forma de L: ocupa dos lados contiguos de la cocina. Las zonas de trabajo deben de situarse bastante cerca entre ellas. Esta distribución es ideal para colocar una mesa o integrarla en un comedor tipo cocina office.
  • Cocina en forma de U: esta distribución es ideal para espacios amplios. Se distribuye en 3 lados que proporcionan mucho almacenaje y está todo al alcance. Es importante definir bien los 3 vértices del triángulo.
cocina con peninsula

Cocina con peninsula

Comparte si te ha gustado

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn

Escribir un comentario